el que espera… ¿desespera?

10/11/2012 § Deja un comentario

Silvio, 43 años, carnicero.

El pobre atiende su carnicería todos los días del año, sin importar el clima, feriados, feriados puente (que no son pocos), fiestas, lutos, nada. Para él su carnicería es su pasión. Y entonces, ¿por qué pobre?… porque sin darse cuenta, el pobre Silvio siempre está esperando algo. El pedido de carne, las 9:00, hora en la que abre el negocio, el primer cliente, la hora de cerrar. Todos los jueves a las 11:15 espera a doña Rosa que religiosamente va a comprar un kilo de nalga para hacer las milanesas. Por supuesto, cerca de fin de mes también espera a los proveedores que van a cobrarle, y a principio de mes a los clientes para que vayan a saldar sus cuentas del cuaderno rojo del fiado.
Y no solo espera cosas relacionadas con su carncicería, también espera gestos, preguntas, respuestas de su esposa, hijos, amigos, padres, hermanos, tíos, primos… hasta del perro espera que le mueva la cola cuando llega a su casa.
¿Y nos preguntábamos por qué pobre?… porque el pobre siempre esta esperando algo para sentirse completo. Lástima que si esperamos cosas de los demás es raro que logremos sentirnos completos ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo el que espera… ¿desespera? en Galimathias.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: